Donkristobal: el reggae de montaña llega al Vive Latino 2018

Escrito por Alejandro Rivemo
  • Con más de diez años de trayectoria, la agrupación colombiana visitará nuestro país por primera vez

  • Se presentarán en el Festival Vive Latino para compartir con el público los éxitos de su material Vida

Aunque muchos identificamos al reggae con la playa y el calor, lo cierto es que es uno de los géneros musicales que se interpreta en prácticamente todo el mundo. Con su mensaje positivo, alegre y lleno de esperanza, el reggae tiene, además, la ventaja de poder fusionarse con muchas otras músicas. Perfecta muestra de ello es el trabajo de DonKristobal, una agrupación colombiana que estará de visita en México para presentarse en la edición 2018 del Festival Vive Latino.

La historia de la banda se remonta hasta 2003, año en que un grupo de amigos decidieron montar una banda de reggae en Medellín. Poco a poco la banda fue creciendo hasta consolidar una alineación de siete excelentes músicos que mezclan el reggae roots con elementos del dancehall, la soka y el calypso.

Tras quince años de trayectoria, DonKristobal ha recogido sus canciones en dos álbumes: Unconditional Love (2013) y Vida (2016). Puede parecer poco, pero el trabajo detrás de cada canción y su acoplamiento en vivo dejan ver a una banda sólida, experimentada y con un gran futuro por delante. Además de esto, DonKristobal ha apostado fuerte por la producción de sus videoclips, en los que capturan la esencia de su música y comparten escenas de la vida cotidiana de su querida Colombia.

La calidad de su trabajo los ha llevado a alternar con algunas de las bandas más reconocidas del reggae latinoamericano, como Los CafresCultura Profética y Dread Mar-I, así como con dos de las figuras más relevantes del actual reggae jamaicano: Fantan Mojah y Zareb, con quienes grabaron el tema “Get ready”, incluido en su álbum Vida. Su presentación en el Vive Latino estará llena de poder y alegría.

Monitoreo:

Del Autor

Alejandro Rivemo

Soy y siempre seré el optimista. El que guarda lejanas esperanzas y el soñador de sueños improbables.