Vuelve el deseo de matar con Bruce Willis

Escrito por Alejandro Rivemo

Titulo Original: Death Wish

2018, 107 min. USA

Hace unos días me tocó ver esta nueva película cargada de furia.

Aunque no es nada nuevo ver a Bruce Willis en este tipo de producciones llenas de acción, balazos y mucha sangre, el asunto de esta película que en lo personal me pareció interesante fue la historia y los efectos.

Vamos por partes, en cuanto a la historia pues, aunque hasta cierto punto al principio pueda parecer predecible -quizá lo sea-  lo que a mí me gusto es lo que sucede después, vaya el desarrollo según los entendidos.

Paul Kersey (Bruce Willis) es un cirujano felizmente casado, y con una hija adorable en edad universitaria (Camila Morrone).  (Spoiler Alert) Una noche madre e hija son atacadas en casa. La madre muere y su hija queda hospitalizada.  Hasta aquí podríamos llamarle lo predecible.

Lo que sucede a continuación fue lo que a mí -repito- personalmente me gusto.

Qué sucede cuando la policía se encuentra sobrecargada de crímenes ¿Suena conocido?

Un hombre lleno de frustración e impotencia por o haber fallado en el cuidado de su familia.

Uno, ineficiencia policiaca, dos, un hombre lleno de rabia. Cinematográficamente hablando esta fórmula podría ser lógica e inevitable, pero a mí me gusta ver más allá, siempre he dicho que el cine es un reflejo o el sueño fantástico de la sociedad.

¿Qué haría un hombre al pasar por esa circunstancia? ¿Cómo llegaría a tomar una decisión? ¿Cómo actuaria después de esa decisión? Para conocer lo que hace Paul Kersey, vean la película.

En cuanto a los efectos hace mucho tiempo que no disfrutaba una película de acción con un atrevimiento grafico brutal.

Una producción que en momentos podrá hacerte reír, para en otros conmoverte y después decir “auch”.

Consulta la cartelera de tu cine favorito.

Y no olvides seguir visitando Cereza Radio para estar al tanto de los próximos estrenos.

Monitoreo:

Del Autor

Alejandro Rivemo

Soy y siempre seré el optimista. El que guarda lejanas esperanzas y el soñador de sueños improbables.